Kombucha Vallesana

La leyenda sitúa el origen de esta bebida en la antigua China en la región de Manchuria hacia el año 220 a.C. Posteriormente, en el 414 d.C. un médico la llevó a Japón, donde lo usaría para curar los problemas digestivos del emperador. Desde entonces la Kombucha se ha extendido a todos los continentes gracias a la extensa lista de beneficios para la salud.
Tras un historial de problemas digestivos decidí incluirla en mi dieta, al poco tiempo comprendí por qué tantas personas la veneran y la han hecho parte de sus vidas.
Gracias a la excelente calidad del agua de manantial de Valle de Bravo he tenido la oportunidad de dar vida a Kombucha Vallesana, basado en ese mismo ritual ancestral, pero intentando cada vez mejorar su sabor. Hoy quisiera compartir todas esas bondades.
Bienvenido al mundo de Kombucha Vallesana
------
Mi testimonio

“Hace algunos años mi digestión comenzó a alterarse, perdí el apetito y padecía de un malestar estomacal muy fuerte.  El primer diagnóstico médico fue parasitosis para la cual tomé alguno de los químicos que se utilizan para exterminar a los parásitos intestinales. No sentí mucha mejora aunque por algunos días podría decir que mejoré, lamentablemente al cabo de un par de semanas mis problemas digestivos seguían igual. Siguieron más visitas a médicos y análisis sin mejorar los resultados, me decían que mis niveles de cándida estaban muy elevados y continuaba tomando antibióticos, que afectaban mi organismo sin un beneficio palpable.

 Gracias a mi esposa, que tomó un curso de fermentos, le recomendaron que tomara Kombucha para mis malestares. Resultó ser justo la "medicina" que mi sistema necesitaba y en menos de una semana de tomarla diario sentí una enorme diferencia. ¿Cómo era que la medicina no funcionaba y esta bebida milenaria sí, me pregunté? Mi curiosidad me llevó a descubrir todos los beneficios que la Kombucha tiene”.

Alex Himmelbauer

-----

PRODUCTOS