Bicarbonato de sodio 100g

Escribe una reseña
| Pregunta

De La Cuchara A La Boca

0

El bicarbonato de sodio es un ingrediente maravilloso que siempre te salvará de muchos problemas en la cocina. Además le brindará muchos beneficios a los insumos con los que preparas algunos de tus platillos. Se trata de un compuesto químico natural, que se obtienen del natrón, que es un mineral. Es parecido a la sal pero blanco con gran capacidad de solubilidad en el agua que se elabora de manera artificial para otorgarle diferentes usos, especialmente en la cocina.

Se usa como antiácido pues reduce el exceso de acidez. Disminuye el dolor de garganta y sirve para tratar úlceras bucales. También para limpiar y desinfectar al juntarlo con vinagre blanco.
En la cocina se usa para hornear, como sustituto del polvo para hornear. Te damos unos tips:
- Limpia tus frutas y verduras: Cuando haces la compra de estos insumos, pueden contener bacterias y bichos indeseables que podrás eliminar con el uso de un poco de bicarbonato de sodio. Ponlos en un recipiente con agua y echa una cucharada de bicarbonato, deja reposar por 10 minutos y así podrás desinfectarlos. ¡Genial!

- Úsalo como levadura casera para tus postres: El bicarbonato ayuda a que la masa se eleve y se esponje, hecho que ocurre cuando se mezcla son sustancias ácidas como el vinagre, el limón o el yogur. La combinación de ambas sustancias libera dióxido de carbono y esta reacción provoca el efecto levadura.

- Deshace la cebolla: No a todos les encanta sentir la textura crujiente de la cebolla, incluso cuando la fríes y la cocinas, existen algunos platillos en los que no es tan necesario sentirla, por eso si la fríes en un poco de aceite y agregas una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio podrás deshacer que tenga la textura parecida a la de la pasta.

- Suaviza y limpia las legumbres como frijol o lentejas: ponlas a remojar en una olla y echa una cucharada de bicarbonato de sodio por cada litro de agua que uses y ¡verás cómo se ablandan y se hacen más digeribles.

- Tus omelette quedarán más esponjosos: Con una cucharada de bicarbonato, tus omelettes adquirirán una consistencia esponjosita y deliciosa. 

- Elimina el olor de la coliflor al cocinarla: Los que cocinamos con esta verdura sabemos que el olor de la coliflor al cocinarse es penetrante y no muy agradable, por eso si quieres evitarlo, puedes echar una pizca de bicarbonato y ¡santo remedio!

- Suaviza los purés: Una cucharadita de bicarbonato de sodio es suficiente para suavizar los purés y darles una consistencia un poco más cremosa.