Nabo 1 pieza

ARAMA

0

Aunque son tubérculos, los nabos no están relacionados con las papas; son parientes del rábano, la mostaza, las espinacas y las coles. El nabo es una excelente fuente de fibra dietética, vitamina C y potasio. Las hojas de la planta son ricas en vitaminas B6, E, K, A y C y minerales como calcio, cobre, hierro y manganeso. 100 g de nabo fresco solo contienen 28 calorías. Ayuda a prevenir el cáncer. El nabo contiene altos niveles de antioxidantes y fitoquímicos que ayudan a reducir el riesgo de desarrollar cáncer. Favorecen el procesamiento de las toxinas en el hígado, combaten sus efectos carcinógenos e inhiben el crecimiento de las células tumorales.
Promueve la salud cardiovascular. Los nabos tienen propiedades antiinflamatorias debido a su abundante contenido de vitamina K.1 Esta vitamina ayuda a prevenir los ataques cardíacos y otras enfermedades del corazón. Por otra parte, el nabo contiene mucho ácido fólico, nutriente que ayuda a impulsar el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Mejora la salud ósea. Ayuda en el tratamiento de dolencias comunes. Algunas alternativas para consumir mejor el nabo son:
Hervir y machacar nabos como una alternativa al puré de patatas
Picar nabos crudos para añadirlos a una ensalada
Agregar nabos a una sopa o estofado de la misma forma que hacemos con la papa
Incluir nabos cortados en cubos como acompañamiento de un asado
Agrega nabo rallado a una ensalada o jugo verde favorito