Hogaza de Pan Campestre de masa madre. Rebanado y congelado 1kg

Pan de Elia

0

PAN CAMPESTRE: 

Es un pan elaborado con harina blanca e integral, y un porcentaje  de masa madre menor al resto de los panes, por lo que hace que sea un pan menos acido.

De costra gruesa y miga blanca. Su acidez es de un 50%.

Su tiempo de fermentacion es menor al resto de mis panes ya que esta elaborado con un % mayor de harina blanca.

Presentación de 1Kilo
----------------

Pan de masa madre producido por Elia de la Cruz. Elaborado en Cuajimalpa, Ciudad de México.

El pan de Elia es un nuevo concepto de panadería artesanal que recupera el método de los antiguos hornos europeos basado en levadura natural (masa madre) y largos tiempos de fermentación. Como resultado se obtiene un pan con aromas y sabores profundos, que liberan de la harina de trigo y centeno con las que se elabora.

El pan de Elia aspira brindar al consumidor una experiencia diferente a la que está acostumbrado con el pan industrial, a menudo insípido y sin olor.  Busca que quien lo prueba redescubra sabores y aromas que la panadería industrial de nuestros días ha sacrificado en nombre de la velocidad y de los grandes volúmenes.

El pan de Elia apuesta al cuidado de los detalles no sólo en la preparación de la masa, sino también en la forma y el horneado. Se hornea con mucha paciencia para darle a cada hogaza el mejor equilibrio ente corteza y miga. La corteza es más oscura y gruesa que el pan normal. Esto es resultado de la caramelización de los azúcares del trigo que se obtiene a base de un horneado con mucha humedad y a altas temperaturas. Al mismo tiempo se consigue una miga suave y un poco más oscura, con cavidades irregulares y sabores amaderados.

En la elaboración del pan de Elia se utilizan los ingredientes de mejor calidad que se consiguen en la Ciudad de México: harinas blancas, integrales y de centeno, así como dátiles, arándanos y semillas. Buscamos una experiencia distinta al “consúmase inmediatamente y luego tírese” del pan industrial. El pan de Elia tiene una conservación prolongada. Puede comerse perfectamente cuatro o cinco días después de su elaboración. Recomendamos a nuestros clientes tostarlo ligeramente  en un comal o una sartén para que el pan se recupere de su envejecimiento natural y adquiera un toque crujiente.

El pan de Elia ofrece también un producto más sano que la panadería industrial de hoy. La levadura natural, la fermentación prolongada y el salvado (la fibra natural del trigo) tiene las siguiente ventajas para la salud: un índice glucémico más bajo (ayudar a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre), facilita la absorción de nutrientes y la digestión.

Ver más Pan de Elia

Lo que nuestros clientes opinan

Basado en 1 opinión Escribe una opinión