Los beneficios de la Kombucha en tu cuerpo

Los beneficios de la Kombucha en tu cuerpo

Jaen MddMar 31, '21

La kombucha es un té fermentado que se ha consumido durante miles de años. No solo tiene los mismos beneficios para la salud que el té, sino que también es rico en probióticos beneficiosos. La kombucha también contiene antioxidantes, puede matar bacterias dañinas y ayudar a combatir varias enfermedades. 

Se cree que la kombucha se originó en China o Japón. Se elabora agregando cepas específicas de bacterias, levadura y azúcar al té negro o verde, y luego dejándolo fermentar durante una semana o más.

Pero, para saber con detalle cómo nos beneficia esta deliciosa bebida, aquí están los 8 principales beneficios para la salud de la kombucha, según la ciencia: 

  1. La kombucha es un fontanal de probióticos

La kombucha, contiene varias especies de bacterias del ácido láctico que pueden tener una función probiótica. Como seguro ya sabes, los probióticos proporcionan al intestino bacterias saludables. Estas bacterias pueden mejorar muchos aspectos de la salud, incluida la digestión, la inflamación e incluso la pérdida de peso.

  1. Es una bebida antioxidante

La kombucha, especialmente cuando se prepara con té verde, parece tener efectos antioxidantes en el hígado.

  1. Proporciona los mismos beneficios que el té verde

El té verde es una de las bebidas más saludables del planeta. Esto se debe a que contiene muchos compuestos bioactivos, como polifenoles, que funcionan como poderosos antioxidantes en el cuerpo.

La kombucha hecha de té verde contiene muchos de los mismos compuestos vegetales y presumiblemente cuenta con algunos de los mismos beneficios.

Los estudios demuestran que beber té verde con regularidad puede ayudarr a quemar calorías, reducir la grasa abdominal , mejorar los niveles de colesterol, ayudar con el control del azúcar en la sangre ¡y mucho más!

  1. Mata bacterias dañinas en el cuerpo

La kombucha hecha de té negro o verde parece tener fuertes propiedades antibacterianas, particularmente contra las bacterias que causan infecciones. Estos efectos antimicrobianos suprimen el crecimiento de bacterias y levaduras indeseables, pero no afectan a las bacterias probióticas benéficas.