Diferencia entre alimento procesado y ultraprocesado

Diferencia entre alimento procesado y ultraprocesado

La tendencia es comer sano, cada día nos informamos más de lo importante de consumir alimentos "de verdad", el movimiento real food parece una moda, pero realmente no lo es. Es volver al origen, a consumir alimentos que vienen de la tierra... no de un anaquel y un empaque.

¿Cuál es la diferencia entre un alimento procesado y ultraprocesado?

Estos dos conceptos suenan parecidos, pero no son lo mismo: procesado y ultraprocesado. Los dos se refieren al proceso de los alimentos que no están en su estado natural. Pero hay una gran diferencia entre uno y otro: no tienen los mismos efectos en nuestra salud.

Los alimentos procesados son los que el ingrediente principal sigue siendo un alimento que existe en la naturaleza. Como frutas, verduras, proteína. Un caldo de pollo, brocoli congelado, pollo al cajún, etc.

Se clasifican la calidad de su proceso. Los "buenos procesados" que son alimentos reales con un proceso industrial o artesanal para mejorar el alimento donde pierde calidad y tiene máximo 5 ingredientes que no incluyen azúcar, aceite de palma, colores con número (como rojo 009). Por ejemplo, un pan de masa madre, un helado saludable como los de RawLab, yogurt artesanal, dátil deshidratado, etc.

Los alimentos ultraprocesados son los que no tienen productos reales sus ingredientes, o tienen una cantidad mínima o la mayoría son derivados del ingrediente. Como los quesos del supermercado: No están hechos de leche de vaca, si no del suero de la leche de vaca y leche en polvo (Lee los ingredientes! Te sorprenderás) O las salchichas "de pavo" que realmente no tienen pavo.

A los alimentos ultraprocesados se les añade, retira, mezcla, texturiza con otros ingredientes de baja calidad como harinas, azúcares, aceites. El resultado es un producto que se vende como alimento, pero que químicamente, en nuestro cuerpo, no tiene valor nutrimental si no todo lo contrario. 

El problema es que estos productos ultraprocesados se venden como "alimentos". Y si... nos dan sustento energético, pero nos malnutren y perjudican. Pero son convenientes, baratos, ricos y accesibles en todos los supermercados y tienditas.

Y a los que estamos acostumbrados. Los que venden en las tienditas de las escuelas, los que las mamás mandan a sus hijos de lunch.

Te damos tips para romper este ciclo, no porque estos productos aparezcan como "normales" quiere decir que son buenos para nosotros.

Empieza a alimentarte de verdad bien:

  1. Consume alimentos reales todos los dias. Estos son los que existen naturalmente, sin ningún proceso, como frutas, verduras, proteína de animales de ranchos o en el mar.
  2. Alimentos de UN ingrediente: Los alimentos reales son ingredientes. Júntalos y crea más comida real: brocoli, pollo, jitomate, nueces, etc. 
  3. Lee las etiquetas: Si compras algo preparado, lee los ingredientes. Asegúrate que sean ingredientes reales, que no sean muchos. Evita comida que incluya números en su lista de ingredientes, como rojo 004
  4. Granos enteros Consume 100% granos enteros en tu pan u otros alimentos. Recuerda la regla #3
  5. Come un arcoiris Que tus snacks sean de colores, por lo menos 5 al día. 2 frutas y 3 verduras diferentes.
  6. Grasas buenas Incluye nueces y semillas a tu día, tu cuerpo las necesita para procesas las vitaminas y nutrientes esenciales. Usa aceites con alto punto de humo.
  7. Endulzantes naturales Evita endulzantes artificiales y lo que tenga edulcolorantes (splenda, y azúcar refinada). Mejor usa miel de abeja, miel de agave, estevia natural (hoja deshidratada), dátiles, azúcar de coco, etc. Hay muchas opciones. 
  8. Hidrátate Toma agua sola para mantenerte hidratadx. Evita jugos y refrescos que sólo te hacen daño :) Hay veces que los antojos por algo dulce o el hambre a deshoras no son nada más que sed!

Y claro, sé consumidor consiente. Debes saber de dónde vienen lo que comes, quien y cómo fue producido, de buenas prácticas que no dañen al medio ambiente. 

DILMUN es tu super responsable. Te ofrecemos productos reales, de verdad naturales, directo de quien los produce, desde el pollo, huevos, hasta los productos de despensa como harinas.